Las previsiones insisten en que nos vamos a cocer.

0
108

 

A través de mensajes en Facebook y correos nos habéis pedido que os ofrezcamos algo de información ante lo que los medios de comunicación pronostican como la primera ola de calor de este verano. La redacción se ha puesto manos a la obra y hemos recabado los mejores consejos y definiciones de lo que, al parecer, se nos viene encima.

Lo primero de todo es que, para opinar hay que estar bien informados.

A las puertas de la primera subida brusca de las temperaturas de este verano, que dejará valores diurnos por encima de los 40 e incluso 42 grados en amplias zonas del país, estos son los diez puntos para entender, mínimamente, lo que es una ola de calor y cómo afectará a España este fenómeno.

 

1.- ¿Qué es lo que entendemos o nos quieren transmitir los expertos cuando afirman que vamos a estar bajo un incremento de las temperaturas a nivel europeo?

Uno de los principales problemas al hablar de este fenómeno es que «no existe una definición única y precisa del término» a nivel mundial, salvo que se trata de episodios de temperaturas anormalmente altas, que se alargan durante varios días y que afectan a una parte importante de la geografía del continente.

2.- ¿Qué se sabe de los pronósticos que afecta a nuestro país?

La Agencia de Meteorología la define como un episodio de al menos tres días consecutivos en el que -como mínimo- el 10 % de las estaciones meteorológicas consideradas registran valores máximos por encima del 95 % de las temperaturas más altas diarias de julio y agosto de la serie entre 1971 y 2000.

3.-Características de estos episodios

Los valores que determinan una ola de calor son, por tanto, la duración en el tiempo, el número de provincias afectadas, la temperatura máxima registrada y la anomalía de temperatura alcanzada (la diferencia entre la temperatura en un lugar determinado y el valor medio correspondiente).

4.- ¿Por qué ocurren estas cosas? ¿Qué las provoca?

Esta primera ola de calor intensa del verano viene determinada por la llegada de una masa de aire tropical continental que alcanza la península después de un extenso recorrido por el norte de África y que se caracteriza por ser muy cálida, muy seca y arrastrar polvo en suspensión.

5.- ¿Nos pueden adelantar cuánto durará este episodio de calor sofocante?

El episodio, a priori, se alargará seis días, hasta el lunes próximo, y su momento álgido se prevé que se alcance entre el jueves y el sábado con valores diurnos que oscilarán entre los 40 y 42 grados.

6.- ¿Cómo va a afectar en los valores normales de temperaturas esta “ola de calor”?

Los valores estarán entre 5 y 10 grados por encima de lo normal en Castilla y León, Navarra, sur del País Vasco, La Rioja, norte de Aragón y amplias zonas de Cataluña, mientras que, en el valle del Ebro de zonas de Navarra, la Rioja y País Vasco lo valores se situarán alrededor de 15 grados por encima de la media.

7.- ¿Cuáles van a ser las zonas de España más afectadas por la subida de temperatura?

Las áreas geográficas más afectadas serán el valle del Ebro y las cuencas media y alta del Tajo … o sea, que nos toca de lleno, así como en las cuencas del Guadiana y Guadalquivir donde se espera que las temperaturas más elevadas superen los 42 grados centígrados de máxima.

8.-Zonas menos afectadas

Las Islas Canarias, Ceuta y Melilla, así como probablemente Galicia, Asturias y Cantabria apenas se verán afectadas por esta situación y mantendrán valores más acordes a esta época del año.

9.- ¿Cómo se notará por las noches?

Las temperaturas nocturnas también serán también «significativamente altas» con noches tropicales -mínimas por encima de los 20 grados- en amplias zonas, e incluso podrían no bajar de los 25 grados en el interior de la mitad sur y centro peninsular, valle del Ebro y área mediterránea.

10.- ¿Cómo se notará este fenómeno en el resto de Europa?

En esta ocasión, el intenso calor también se notará en Europa donde en países como Francia y Alemania, entre otros, las máximas estarán por encima de los 35 grados mientras que en Reino Unido, Dinamarca, Suecia y Noruega experimentarán temperaturas próximas a los 30 grados.

 

Y tras estas apreciaciones y consideraciones, vamos con unos consejitos que, aunque sean obvios y de sentido común no está de más recordarlos y más en estas fechas.

Son varias las recomendaciones que podemos seguir para sobrellevar esta ola de calor:

  1. Beba abundante agua sin esperar a tener sed. Entre siete y ocho vasos diarios (aproximadamente unos 2 litros) son necesarios para mantenerse correctamente hidratado ante las altas temperaturas u olas de calor. En el caso de los niños y ancianos, la vigilancia será mayor, sobre todo si se encuentran solos o enfermos y, además de agua, es conveniente la ingesta de bebidas isotónicas para recuperar las sales minerales y, a ser posible, a una temperatura adecuada.

 

  1. Evite salir durante las horas centrales del día y permanezca la mayor parte del tiempo en lugares frescos, a la sombra o climatizados. En casa, se recomienda descansar en las zonas más frescas y regular la temperatura por la noche, ya que el cuerpo se enfría durante el sueño.

 

  1. Evite comidas copiosas, tome frutas y verduras. Ante la ola de calor, tener las comidas ligeras y frescas siempre favorece la digestión y mitiga los efectos del calor. Hacer comidas menos abundantes y más veces al día no solo ayuda a sentirnos mejor, sino que es más saludable.

  1. Vestir ropa ligera y transpirable es la mejor opción para niños y adultos. Las prendas con tejidos naturales, ligeras y holgadas ayudan a sentirnos más cómodos tanto dentro como fuera de casa. Además, los colores claros atraen menos los rayos del sol y hacen que la sensación de calor sea menor.

 

  1. Evite practicar deportes al aire libre durante las horas centrales y más calurosas, entre las 12 del mediodía y las 6 de la tarde. Recordemos que realizar actividad física intensa durante las horas centrales del día puede ser causa de insolación. Así, no solo es aconsejable reducir el ritmo de ejercicio durante esta época del año, sino que, además, debemos prestar máxima atención a los niños menores de tres años, quienes deberán evitar la exposición al sol siempre que sea posible.

  1. No olvide la protección solar en la piel. En el caso de los bebés, su piel es mucho más sensible y la exposición al sol les puede producir graves quemaduras, aunque sea durante poco tiempo. Para ellos, así como para niños y ancianos, siempre es mejor utilizar un factor alto y adecuado. El uso de gafas de sol y sombrero ayuda a proteger la vista de los más pequeños y los golpes de calor.

  1. En caso de estar encamado por enfermedad o por edad, el sistema de control de temperatura por el sudor no funciona eficazmente, por lo que hay que vigilar que la persona encamada no permanezca muy tapada y refrescarle la piel de las extremidades cada hora con un paño húmedo para simular sudor ante la ola de calor.