BIENVENIDO, “30 DÍAS TOLEDO”

0
186

 

 

 

Me encanta abrir paso en las páginas prístinas de “30 DÍAS TOLEDO” con un título (ojalá fuera una columna) que me hace mucha ilusión: ´´GUINEA ECUATORIAL, EN EL CORAZÓN”

Soy un periodista de profesión. Carrera que arrancó en la “Escuela de Periodismo de la Iglesia” del Cardenal Herrera Oria, Fundación Juan XXIII, en la Ciudad Universitaria de Madrid; con residencia en el gran “Colegio Pio XII” inmerso en la inmensa colmena de Colegios Universitarios, con el CEU como ingente vigilante…

Al Colegio Pío XII llegué, después de siete años de estudios de Humanidades en Seminarios claretianos de Concepción Biapa (Guinea Ecuatorial) Cervera (Cataluña) Barbastro y Noviciado del Pueyo-Barbastro (Huesca)

Atrás quedaban, los 3 años de estudios de Magisterio de Primera Enseñanza en la Escuela de Magisterio de los hermanos de LA SALLE, al fino cincel del gran “Hermano CANDIDO”, de otros profesores lasalianos, claretianos y seglares; donde no faltaron profesores de la insustituible y pacificadora Guardia Civil y de otros entornos culturales españoles, de cuya “revelación de secretos”, yo y otros compañeros nos adentramos en los entresijos de las relaciones, ESPAÑA-GUINEA; más que en la colonia, en la nueva situación de independencia.

He tenido la oportunidad de ejercer mi profesión periodística, en la Agencia Efe (Madrid) habiendo inaugurado la Delegación de tan importante Agencia en Malabo, para África. Televisión Española (El Prado y Torrespaña) ha sido otro de los campos de mi entrenamiento profesional periodístico. He disfrutado de puertas de colaboración en periódicos y revistas, abiertas por generosos compañeros de estudios. Hasta que, en un salto cualitativo, preñado de ilusiones patrióticas y profesionales decidí volver, tras los estudios a Guinea Ecuatorial, en pleno hervor del “revoltijo” más que “revolución”, de Macías, para dirigir el periódico ÉBANO de Malabo y dejar impresa en el alma del pueblo guineano la impronta de una actividad frenética en el campo de Información y Turismo, plasmada en el famoso “INFOR-TUR” (Apócopes de Información y Turismo) que tanta desazón, incomodidad, complejo y enfado creó en la dictadura protagonizada por el Presidente Macías Nguema y su Jefe de cárceles Obiang Nguema, tan fue así que al final me condujeron a la cárcel de Black Beach; poniendo, de esta manera, fin a mi actividad profesional periodística en mi país.

“LA GUINEA ESPAÑOLA”, UN ASUNTO DE ESTADO.

Está claro, de siempre, que, durante la colonización española, Guinea Ecuatorial (“La Guinea Española”) era un asunto de Estado. Antes, en las manos de la Reina Católica de España, que blindó a los “negritos” españoles de África, con las famosas LEYES COLONIALES que evitaban y castigaban, sin piedad, los desmadres de los colonos puros, duros y llanos (con el durísimo castigo de ser repatriados a España y encarcelados) Luego, en manos del Generalísimo Franco que profesaba muy especial cariño y cuidado por  los negros españoles de la Guinea Española y marcó y diseñó el fin de la colonización, pasando por los “status” de Provincias Españolas (Fernando POO y Rio Muni) y AUTONOMIA. Mucho antes de que la propia España ensayara el sistema autonómico de Estado…

Ni el deseo del pueblo guineano, ni del permanente reclamo de la oposición democrática de Guinea Ecuatorial en el exilio han conseguido que, en cincuenta años de independencia de Guinea Ecuatorial, la democracia española trate a Guinea Ecuatorial como tema de Estado

GUINEA ECUATORIAL, EN EL CRUCE DE CULTURAS…

Mi participación en este hermoso proyecto de “30 DÍAS TOLEDO” tiene como objetivo hablar de Guinea Ecuatorial; esa joya de “azabache negro” que corona el extenso y blanco mundo de la Hispanidad, en su dimensión afro-ibero americana. Intentando ofrecer, desde esta sencilla columna, el aporte que Guinea Ecuatorial debería ofrecer al mundo de la Hispanidad. 30 DÍAS TOLEDO puede ser ese gozne periodístico en torno al que se mueva ese cruce de culturas que es TOLEDO; escenario, por cierto, de algunas e importantes actividades del Partido del Progreso de Guinea Ecuatorial, que mis compañeros me han confiado la responsabilidad de liderar.

Si los jefes de 30 DÍAS TOLEDO lo permiten, aquí me tendrán sus lectores, cumpliendo con la periodicidad que me conceda la dirección.

De nuevo, mi bienvenida a 30 DÍAS TOLEDO.